Beneficios del procedimiento

¿Cómo funciona?

Consiste en la aplicación de un producto con carbón activado en la piel por un periodo de 20 minutos. Este es absorbido por su capa superficial. Cuando el láser se pasa por primera vez, el carbón absorbe un poco de calor. Los próximos pasos causan vaporización del carbono con la eliminación de una fina capa, alrededor de 15-30 micras.

La mayoría de los pacientes no reportan ningún dolor, sólo experimentan un ligero calentamiento en su piel y una leve sensación de hormigueo. No se necesita anestesia tópica.