Beneficios de la radiofrecuencia facial

¿Cómo funciona?

Se realiza la limpieza del cutis a fin de retirar y eliminar cualquier resto de maquillaje, cosméticos o suciedad que el rostro pudiera tener. Acto seguido, ayudándose de un rotulador quirúrgico, el médico delimita la zona en cuestión y coloca el gel conductor, de forma que realizar el procedimiento resulte más sencillo.

Finalmente, se coloca el dispositivo sobre la piel y, una vez este alcanza la temperatura adecuada, se procede a desplazar por toda la cara pasando por todas y cada una de las zonas que en un principio fueron marcadas. En ocasiones el paciente puede llegar a sentir un ligero picor o molestia, pero nada más lejos de esto, puesto que la sensación de dolor en este tratamiento es inexistente.